Diciembre 2013

Bimba, la cervatilla maltratada

Bimba estaba siendo educada por sus padres para ser una buena cierva. Sus progenitores la protegían y siempre estaban pendientes de sus actos, de sus comentarios y de sus amistades. Supervisaban sus progresos en el colegio y la maestra siempre elogiaba a Bimba por su inteligencia y por el tesón que ponía en la realización de las tareas diarias. Era previsora y ayudaba a todos sus compañeros. Se le auguraba un fantástico futuro. El cariño con el que trataba a todos los que la rodeaban y su particular simpatía, hacían que Bimba no pasara desapercibida para nadie. Bimba sabía escuchar a los demás y siempre tenía una...