Febrero 2014

El paso del tiempo

A lo largo de nuestras vidas, quizás movidos por la necesidad de cierta notoriedad, nos involucramos en empresas imposibles. Necesitamos emprender nuevos proyectos llenos de riesgo y de trabajo para poder darle un sentido a nuestra existencia y nos convertimos en esclavos de nuestra propia ambición. En muchos casos, las recompensas que se reciben, a cambio de tal servilismo, son grandes, pero no es menos cierto que las decepciones y los fracasos van haciendo mella en nuestro alma. En ocasiones oímos hablar de los cambios; no se si hormonales, químicos o simplemente mentales, que se producen al acercarse a la frontera de los 50 años. A esta edad, parece que los paisajes cambian de color y que los relojes marcan el tiempo de otra forma --quizás girando hacia atrás como...