Renovar tus propósitos para el 2016

Imagen alusiva a los objetivos o metas

Después de cincuenta y tantos finales de año se podría decir que soy toda una autoridad en eso de utilizar el pretexto de las doce campanadas para renovar propósitos de enmienda, por los pecados cometidos, o para recuperar tiempos perdidos.

Ahora sé que el mayor de mis pecados es haber enfocado el balance del pasado en las sombras y no en las luces, porque creía que quizás de esta forma me resultaría más fácil aumentar mi margen de mejora. Por fin he descubierto que las luces deben protagonizar mi película y que las sombras no son más que clases magistrales que la vida me ha brindado para aprender y, de paso, permitirme avanzar en el camino hacia la mejor versión de mí mismo.

Enfocarme en “bueno” atrae hacia mí más “bueno” mientras que enfocarme en “malo” provoca justamente lo contrario. Por ello, a partir de ahora, mi propósito diario, no será tanto corregir mis defectos como potenciar mis virtudes.

Te invito a que hagas lo mismo.

¡Feliz día a día!

Si consideras que el contenido de este artículo puede ayudar a alguien no lo dudes ¡compártelo!.

Si deseas recibir un mensaje de aviso cuando se publique un artículo en este sitio web, ¡suscríbete aquí! a nuestra lista de correo.

Si nos proporcionas un correo electrónico recibirás puntualmente todas los artículos que se vayan publicando

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
DEMUESTRA QUE ERES HUMANO
Esta pregunta es para comprobar que tú no eres un robot y prevenir los comentarios spam generados automáticamente. Gracias.
3 + 6 =
Resuelve este fácil problema e introduce el resultado. Por ejemplo para 1+3 debes indicar 4. Gracias.