La excelencia no está en los resultados, está en las personas

Personas alegres

La relaciones entre personas

Las relaciones entre personas son necesarias y forman parte de la naturaleza humana. Si cada ser humano decidiera independizarse de los demás, estaríamos ante el fin de la especie. En toda relación siempre se producen intercambios o transacciones de valor, cada una de las partes aporta algún valor y disfruta del valor que aportan las otras partes. A modo de ejemplo, en un equipo de fútbol, cada componente se compromete a aporta su esfuerzo, su habilidad y su talento; el resto de los componentes, percibirán estas aportaciones como un valor recibido. Si todos hacen los mismo, la relación entre los distintos miembros del equipo será satisfactoria con independencia del resultado obtenido. El éxito del conjunto se convierte en el éxito de cada individuo.

Si por el contrario, alguno de los miembros falla como consecuencia de dejar de lado “su compromiso”, con independencia del resultado, los errores cometidos crearán una sensación de pérdida de valor para cada miembro y para el equipo en su conjunto.

El grado de satisfacción en una relación dependerá de la percepción que tenga cada uno de los miembros del éxito del conjunto: “Si todos ganamos yo también gano” y nuestra relación estará amparada por el éxito. Por el contrario, “si solo gano yo, la relación habrá fracasado”. Esta percepción de éxito o fracaso adquiere especial relevancia de cara a los próximos partidos.

Para que una relación nos lleve por la senda del éxito debemos cuidar que el resultado de las transacciones de valor que se produzcan, impregnen por igual a todos sus miembros. Para ello, es necesario que en la relación se prime el respeto mutuo entre sus componentes, el cumplimiento de compromisos, la visión del conjunto sobre la del individuo; y que evite engaños, amenazas, manipulaciones o traiciones.

El objetivo es el equipo, no los resultados

Existen muchas definiciones de empresa, pero a mi me gusta especialmente la que considera que una empresa es un equipo de personas que han de relacionarse entre sí y que, además, han de relacionarse con otros individuos o equipos de personas externas a la misma.

Salvo que la empresa cuente con un único empleado se hace necesaria la relación entre sus miembros. No olvidemos que los clientes, proveedores y colaboradores son también personas con las que habrá que relacionarse. Por tanto, de acuerdo con los criterios admitidos en los párrafos anteriores cabe esperar que el éxito de la empresa esté íntimamente relacionado con el éxito en las relaciones de los miembros de su equipo de trabajo, y de estos, con todos los agentes externos a la misma.

Si cuidamos de las relaciones entre personas estaremos cuidando del equipo y, en consecuencia, de la empresa. Esto es muy importante de cara a definir los objetivos empresariales. Si al definirlos nos centramos únicamente en términos de mejora de resultados; aún a costa de mantener una elevada presión sobre las personas, pérdida de respeto hacia los miembros del equipo, amenazas de continuidad en el mismo, manipulación, etc. estaremos rompiendo con las reglas básicas que deben regir las relaciones entre personas. Puede que la empresa gane el primer partido, pero deberíamos preguntarnos si merece la pena ganar así, y sobre todo, qué pasará en el futuro inmediato. En estas condiciones, claramente unos habrán ganado a costa de que otros se sientan frustrados y fuera del equipo y por tanto perdedores.

Si nuestro equipo es la herramienta para conseguir mejorar el rendimiento de la empresa, lo razonable es que, mejorando las características de dicha herramienta mejoren por sí solos los resultados de su trabajo. Además, quedará la sensación de victoria del equipo y por tanto de cada uno de sus miembros. El equipo creerá en la próxima victoria y la motivación por sí misma hará gran parte del trabajo futuro.

Como vemos, el camino hacia la excelencia del equipo nos conduce a la mejora de los resultados de la empresa mientras que el camino hacia la excelencia de la empresa, a costa de las personas, además de no garantizar ningún éxito, nos lleva al abismo de la incertidumbre permanente.

Quizás algún día nos demos cuenta de la importancia que tienen las personas y acabemos con el paradigma del “todo vale” para conseguir resultados a costa incluso de la salud de los miembros de nuestros equipos. Con ello se conseguiría que los lunes fueran el mejor día de la semana y la vuelta de las vacaciones una recompensa. El trabajo sería como jugar a ser mejores personas cada día y en ayudar al resto de los miembros de nuestro equipo a que también lo sean. El resultado colateral serían empresas excelentes. ¿No lo crees?

Si te ha gustado este post, compártelo quizás pueda ayudar a alguien. Si deseas incluir algún comentario estaré encantado de recibirlo. - See more at: http://www.juanjsoto.es/content/ocho-razones-que-nos-impiden-cumplir-nue...
Si te ha gustado este post, compártelo quizás pueda ayudar a alguien. Si deseas incluir algún comentario estaré encantado de recibirlo. - See more at: http://www.juanjsoto.es/content/ocho-razones-que-nos-impiden-cumplir-nue...
Si te ha gustado este post, compártelo quizás pueda ayudar a alguien. Si deseas incluir algún comentario estaré encantado de recibirlo. - See more at: http://www.juanjsoto.es/content/ocho-razones-que-nos-impiden-cumplir-nue...

Si consideras que el contenido de este artículo puede ayudar a alguien no lo dudes ¡compártelo!.

Si deseas recibir un mensaje de aviso cuando se publique un artículo en este sitio web, ¡suscríbete aquí! a nuestra lista de correo.

Si nos proporcionas un correo electrónico recibirás puntualmente todas los artículos que se vayan publicando

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
DEMUESTRA QUE ERES HUMANO
Esta pregunta es para comprobar que tú no eres un robot y prevenir los comentarios spam generados automáticamente. Gracias.
3 + 2 =
Resuelve este fácil problema e introduce el resultado. Por ejemplo para 1+3 debes indicar 4. Gracias.