cuentos

El galgo que no quería defraudar

Koco era un galgo fuerte, estilizado y de una gran belleza, desde pequeño mostraba un talento especial para la carrera. Cuando divisaba una liebre, por lejos que estuviera, se lanzaba en una veloz persecución sin tregua hasta que finalmente la atrapaba. Todos los domingos participaba en las carreras que se organizaban en su aldea y siempre quedaba el primero. Su padre, orgulloso de la habilidad de Koco, presumía ante sus vecinos del talento de su hijo. –¡Es un gran corredor! ¡Tiene un talento especial para correr! ¡Es el mejor de la comarca con...

Bimba, la cervatilla maltratada

Bimba estaba siendo educada por sus padres para ser una buena cierva. Sus progenitores la protegían y siempre estaban pendientes de sus actos, de sus comentarios y de sus amistades. Supervisaban sus progresos en el colegio y la maestra siempre elogiaba a Bimba por su inteligencia y por el tesón que ponía en la realización de las tareas diarias. Era previsora y ayudaba a todos sus compañeros. Se le auguraba un fantástico futuro. El cariño con el que trataba a todos los que la rodeaban y su particular simpatía, hacían que Bimba no pasara desapercibida para nadie. Bimba sabía escuchar a los demás y siempre tenía una...

El bosque del tiempo

El bosque del tiempo era inmenso, casi infinito, nadie recordaba haber visto sus límites y las leyendas sobre lo que ocurría si se cruzaban sus fronteras eran tan fantásticas como extraordinarias. Unos argumentaban que la felicidad estaba fuera del bosque, otros que las desgracias estaban garantizadas si se cruzaba al más allá. En su interior habitaban tres especies de animalillos: los pasado, los presente y los futuro. Los pasado formaban parte de una especie muy longeva que durante miles de años habían atesorado grandes cantidades de conocimiento. El componente principal de su dieta eran los errores: plantas de alto valor...

Camilo el burro

Camilo era un burro fuerte y de buenas maneras, su particular labia le había permitido ganarse el respeto del resto de animales de la comarca. Sin habérselo propuesto, y sin tener mucho más que aportar a la comunidad, se había convertido en el líder de la manada. Todos los animales trabajaban en sus hogares, en las arboledas, en las huertas o en el interior de los bosques. Algunos recogían bayas y frutos secos, otros raíces y hierbas medicinales, otros, como las gallinas producían huevos y las vacas leche. Estos productos eran intercambiados en el mercadillo semanal y, de esta forma, quedaban cubiertas las necesidades de...

Los "yoquiero" y los "yopuedo"

El bosque estaba plagado de animalillos de todas las especies. Unos corrían, otros volaban, otros se arrastraban con cierta gracia, otros se picoteaban. Una de las especies más abundante en el bosque era la de los yonoquiero que se caracterizaba por tener un cuerpo peludo y limitado en sus movimientos. Apenas eran capaces de hacer algo más que comer y dormir. Tenían algunas tareas asignadas, pero las ejecutaban con desgana. Para los yonoquiero todo estaba...

Las "ovejaslobo"

El rebaño de ovejas pastaba siempre en el mismo prado. Anselmo, el pastor, y sus tres perros, Flin, Loco y Astuta, se encargaban de la seguridad del grupo. La peor de las amenazas venía de las montañas. A veces aparecía el lobo que con su inteligencia y estrategia traía de cabeza a Anselmo. Los perros, fuertes y obedientes, seguían las instrucciones de éste y en las más de las ocasiones solo se perdían un par de cabezas de ganado. Los ataques, en este...

El jilguero enjaulado

El amanecer en la granja, en los albores de la primavera, era una fiesta de la naturaleza. La crudeza del invierno dejaba paso a un inusitado despliegue de colores. Las incipientes florecillas recubrían, a modo de manto, todo el paisaje. El nacimiento de Pispi y Tino, dos polluelos de jilguero, no podía haber acaecido en mejor momento. La primera en provocar la eclosión del huevo, en el nido alojado en el interior de la jaula, fue Pispi. Cuando apareció su cabeza por encima del...

La mosca y la amapola

Andaba una mosca volando por una soleada esquina del jardín cuando, de repente, se percató de la presencia de una preciosa amapola. Sus pétalos, de un intenso color escarlata, rodeaban y protegían a unos preciosos estambres tintados de azabache. La mosca empezó a notar sensaciones extrañas. Su corazón latía muy rápido y sentía que se ahogaba. No podía dejar de mirar a la florecilla y su vuelo se convirtió en torpe y descuidado. Como pudo, continuó volando hasta que, finalmente, se pudo posar sobre un poste de madera. El impacto de la belleza de la flor sobre la mosca fue tan...

El perro que no quería oler culos

Cuenta una leyenda que hace cientos de años una manada de perros salvajes contrajeron una terrible enfermedad. Su contagio se producía por el contacto físico con un perro enfermo. La epidemia comenzó a extenderse rápidamente hasta que, no se sabe muy bien como, los perros aprendieron a detectar la enfermedad gracias a su desarrollado olfato. Observaron que cualquier perro enfermo desprendía un olor muy particular a través de su ano. Cuando un perro emanaba dicho olor por su trasero había que alejarse corriendo y evitar cualquier contacto con él. Gracias a este descubrimiento, y a la gran difusión que tuvo este pequeño pero...

La tela de la araña

Desde pequeña la araña había sido adiestrada para tejer su tela con maestría. El entramado de hilos de seda le servía para atrapar a sus presas y desplazarse a través de las finísimas líneas que trazaban su red. Atada a su propia seda, suspendida en el aire, podía volar como si se tratara de una mariposa, podía balancearse y llegar a lugares que de otra forma le estarían vetados. La rapidez con la que...