reflexiones

La excelencia no está en los resultados, está en las personas

Las relaciones entre personas son necesarias y forman parte de la naturaleza humana. Si cada ser humano decidiera independizarse de los demás, estaríamos ante el fin de la especie. En toda relación siempre se producen intercambios o transacciones de valor, cada una de las partes aporta algún valor y disfruta del valor que aportan las otras partes. A modo de ejemplo...

Primero hay que perderlo todo

He encontrado este vídeo que complementa un artículo que escribí hace unos meses titulado La ecuación del éxito.  Solo dura 5 minutos, pero está cargado de contenido. Contenido que nos invita a reflexionar sobre cómo enfocar aquellas cosas que nos apasionan, sobre la diferencia entre éxito y dinero, sobre esa mala costumbre que tenemos de ponernos excusas. Nos invita a huir de ese falso realismo en el que nos escondemos para afrontar retos apasionantes. Nos habla sobre la importancia del trabajo duro para compensar la abulia de nuestro talento y...

Ocho razones que nos impiden cumplir nuestros objetivos

Año tras año nos vemos envueltos en los mismos propósitos de enmienda. Queremos cambiar nuestras actitudes y aptitudes; nos proponemos ser más guapos, más altos y más listos; nos prometemos dejar de fumar, beber o comer y, de repente, afloran desde el fondo de nuestro vocabulario palabras tales como: gimnasio, ejercicio, dieta, estudio, organización y un largo etcétera. Una extraña amnesia nos hace olvidar que año tras año se repiten propósitos semejantes que...

El falso mito de la gestión del tiempo

Desde que nacemos llevamos incorporado un reloj en nuestro alma que nos acompañará de manera permanente hasta el final de nuestros días. Ese reloj es el encargado de marcar los ritmos de nuestras vidas, pero en ningún caso, podremos hacer que vaya ni más rápido ni más lento. Cada segundo será siempre igual que su antecesor y, así, ocurrirá con cada minuto, cada hora y cada día. También es fácilmente observable que el orden de los segundos, minutos u horas, no los podemos variar. No disponemos de ninguna herramienta para provocar que el próximo año vaya antes que...

La ecuación del éxito

Llegados a este punto y como colofón a las reflexiones anteriores: “Elegir desde el miedo”, “La felicidad del sufrimiento”  y  “Fuerza del Talento vs Fuerza de Producción”; podría parecer que estoy haciendo una especie de apología del pesimismo y no es así.

La buena noticia es que existe un camino que nos acerca a la felicidad. Según Pilar Jericó, para ser feliz es necesario que consigamos logros, que vayamos alcanzando metas a lo largo de nuestro camino. Por tanto todo parece indicar que los resultados se convierten en indicadores del éxito y, en consecuencia, en indicadores de la felicidad.

Conseguir una meta refuerza nuestra autoestima y de alguna manera aporta cierto sentido a nuestra existencia. Cuando hemos de tomar una decisión importante que afecte a nuestro futuro, como emprender un nuevo...

Fuerza del Talento vs Fuerza de Producción

Quizás por la educación que hemos recibido, tan profundamente arraigada en el miedo y en la pirámide de Maslow, cuando nos proponemos tomar decisiones importantes sobre nuestro rumbo al futuro, elegimos aquel destino que nos propone la esperanza de conseguir bienes materiales, fundamentalmente dinero u otros bienes que no siendo materiales, puedan ser convertibles a dinero.

Si hacemos una encuesta entre las personas que nos rodean, especialmente entre las que ya peinen canas, la mayoría coincidiría en que dichos bienes no son, en modo alguno, una clave para conseguir la felicidad, por tanto, la búsqueda de la verdadera felicidad no parece estar en el catálogo de caminos disponibles en nuestra juventud y, por tanto, rara vez formarán parte de nuestras prioridades. Llegados a este punto no es de extrañar que la depresión o la tristeza, en cualquiera de sus variantes, termine por convertirse en una especie de pandemia que...

Elegir desde el miedo

A lo largo de nuestras vidas nos encontramos que el camino que estamos recorriendo, a veces impuesto, nos propone cruces en los que tenemos que decidir un cambio de rumbo en nuestra ruta hacia el futuro.

De jóvenes, tenemos que elegir si estudiar o trabajar, si letras o ciencias, si ir a la universidad o no, si cursar una carrera u otra. Lamentablemente la elección suele estar condicionada por todos los miedos que vamos acumulando desde nuestra infancia y si pedimos consejo, se añaden los miedos de nuestros consejeros.

Por desgracia, esos miedos suelen pasar desapercibidos para nuestro cerebro porque vienen etiquetados como...

Cambiar no es una opción

Si consideramos que todo es mejorable y que mejorar nos facilita el crecimiento personal, entonces, si lo que queremos es «crecer», se hace necesario que introduzcamos modificaciones en nuestro comportamiento, en nuestras actitudes, en nuestra forma de hacer las cosas o en la manera en la que nos relacionamos con los demás. Este mundo, en el que nos ha tocado vivir, está en constante evolución y si nos resistimos a adaptarnos a esa...

El paso del tiempo

A lo largo de nuestras vidas, quizás movidos por la necesidad de cierta notoriedad, nos involucramos en empresas imposibles. Necesitamos emprender nuevos proyectos llenos de riesgo y de trabajo para poder darle un sentido a nuestra existencia y nos convertimos en esclavos de nuestra propia ambición. En muchos casos, las recompensas que se reciben, a cambio de tal servilismo, son grandes, pero no es menos cierto que las decepciones y los fracasos van haciendo mella en nuestro alma. En ocasiones oímos hablar de los cambios; no se si hormonales, químicos o simplemente mentales, que se producen al acercarse a la frontera de los 50 años. A esta edad, parece que los paisajes cambian de color y que los relojes marcan el tiempo de otra forma --quizás girando hacia atrás como...