Trayectoria profesional

1985 Mi primer trabajo: Page Ibérica

En septiembre del año 1985, finalizados mis estudios de Ingeniería Técnica de Telecomunicación, comenzaría a trabajar en la delegación de Las Palmas de Gran Canaria de la empresa Page Ibérica S.A como Técnico de Mantenimiento. Durante 5 años trabajaría junto a un grupo de ingenieros técnicos en el diseño, desarrollo e implantación de un plan de mantenimiento preventivo y correctivo para un sistema de comunicaciones por HF constituido por tres estaciones: Receptora (RX), Transmisora (TX) y Centro de Comunicaciones (CECOM), propiedad del Ministerio de Defensa.

1990 La experiencia de Madrid

En el año 1990 la misma empresa, Page Ibérica S.A., me desplazaría a Madrid para liderar el lanzamiento de un grupo de mantenimiento de una red informática de comunicaciones que también el Ministerio de Defensa acababa de implantar a nivel nacional. Unos meses después pasaría a dirigir proyectos de mantenimiento dentro del departamento técnico de dicha compañía y, de esta forma, me iniciaría en el campo de la gestión de proyectos o dirección de contratos. Gracias a este giro profesional entraría en contacto con el mundo de la gestión de los recursos de un proyecto: humanos, materiales y financieros.

1992 Incorporación a Simave

A principios de 1992 tomaría la decisión de abandonar el proyecto de Page Ibérica para incorporarme a Simave, una compañía mucho menor, pero con un reto profesional muy atractivo, el de transformar una microempresa en una gran empresa. En Simave, desarrollaría muchas funciones: Dirección Comercial, Dirección Técnica, Dirección de Contratos, y como cabe esperar de una empresa de este tamaño, estas funciones requerían de una cierta actitud para el trabajo multidisciplinar. Sobre todo en los principios «todos hacíamos de todo». Fue, sin duda, una etapa muy enriquecedora. Aprendería a diseñar sistemas desde los requisitos de un cliente, a elaborar una propuesta técnica y económica para su desarrollo como proyecto, a gestionar los recursos para llevarlo a cabo, a negociar con clientes, proveedores y compañeros con el equilibrio necesario para finalizar con éxito. Participé en todas las fases de proyectos de toda índole, que iban desde la seguridad hasta grandes redes de comunicaciones por microondas, sistemas de radioayudas para la navegación aérea y un largo etc.

1997 El regreso a Canarias

En diciembre de 1996 regreso al archipiélago canario con el propósito de incorporarme a la delegación de Simave en sus oficinas de Las Palmas de Gran Canaria y poco después pasaría a ser el delegado de la empresa en esta región. En esos momentos la delegación contaba con unas 8 o 10 personas y volvía a respirarse la frescura de mis inicios en Simave: «volver a empezar». Por estos años se producía el boom de las «telecos». Movistar hacía su despliegue de telefonía y Airtel luchaba por abrirse un hueco en el mercado. Simave colaboraría muy activamente con este último en el despliegue de su red de transporte, sobre todo en Canarias, instalando radioanlaces, primero de Lucent Technologies y posteriomente los minilink de Ericsson. El conocimiento que Simave va adquiriendo sobre la red de Airtel y el posicionamiento en las dos islas capitalinas: Gran Canaria y Tenerife, posibilitan el acuerdo de mantenimiento 24H que Simave prestaría, primero a Airtel y posteriormente a Vodafone, de todas las estaciones desplegadas en esta comunidad.

2000 Nace Simave Canarias S.A.

Por estas fechas la delegación de Simave en Canarias ya cuenta con más de 20 personas y diversas circunstancias generan la necesidad de crear una empresa de índole local. Nacía Simave Canarias S.A. y con ello comenzaría para mí una nueva etapa profesional poniéndome al frente de un proyecto empresarial como Director General. El reto estaba servido. En poco tiempo la nómina de empleados supera las 50 personas. Mi pasión por la gestión de proyectos desemboca en algo más complejo, pero no por ello menos apasionante: la gestión de una organización completa. Además de continuar con con la Dirección Comercial y Dirección de Contratos, me tocaría liderar la implantación de un Sistema de Gestión de la Calidad ISO9000 que culminaría con la certificación en el año 2003. Se consolidarían así los distintos departamentos de la compañía. Durante los 13 años al frente de Simave Canarias, además de las labores propias de la Dirección, continúo gestionando y dirigiendo proyectos, así como coordinando las labores del equipo de comerciales y directores de proyecto. En paralelo, continúo siendo el Delegado de Simave Seguridad en Canarias, empresa especializada en el Diseño, Implementación y Mantenimiento de Sistemas de Seguridad. Entre ambas organizaciones, se abordan cientos de proyectos de seguridad y telecomunicaciones de toda índole y envergadura, desde los más modestos de pocos miles de euros hasta los más complejos de más de un millón de euros. Son un ejemplos de proyectos: la red de comunicaciones por fibra óptica del ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, las instalaciones y mantenimiento de sistemas de seguridad de la división de Navegación Aérea de Aena en la región canaria.

2014 Nace Duando

Duando nace de la necesidad de reinventarse, de cambiar de aire. Los últimos años han sido difíciles para muchas personas y eso, que puede tornarse en un serio problema, porque lo es, también puede convertirse en un incentivo para EL CAMBIO, pero un cambio con mayúsculas, es el momento del cambio de los cambios. Cada día son más las personas que, en el ámbito profesional, deciden emprender un viaje en solitario. En muchas ocasiones las escasas posibilidades de encontrar un empleo por cuenta ajena, plantea un problema grave de subsistencia, y en consecuencia solo quedan dos caminos posibles: rendirse o reinventarse. Duando surge desde una situación de este tipo y nace con el propósito de acompañar a otras personas que han decidido iniciar este largo viaje en solitario. Las formas de emprender han sufrido una transformación muy acusada en los últimos años, las nuevas tecnologías, las redes sociales, los nuevos métodos de generación de modelos de negocio, los cambios en los comportamientos de los consumidores, la ingente cantidad de información con la que estos cuentan y un largo etcétera, han provocado la necesidad de modificar también las formas de emprendimiento. Encontrar un hueco en este nuevo mundo parece complicado, pero utilizando las herramientas adecuadas podemos hacer que, todo este laberinto, se alíe con nosotros y ofrezca una oportunidad de incalculable valor a nuestro nuevo proyecto. ¿Me acompañas?